Botiquín de primeros auxilios

Botiquín de primeros auxilios

Botiquín de primeros auxilios

Todos tenemos botiquín en nuestros hogares, en nuestras empresas, en nuestros coches…¿Pero realmente sabemos lo que debe contener?.

En materia laboral, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales en su Capítulo III, artículo 20, marca como obligación del empresario el análisis de las posibles situaciones de emergencia así como la adopción de las medidas necesarias, entre otras en materia de primeros auxilios.

La no adopción de estas medidas será considerada como infracción grave o muy grave si origina un riesgo grave e inminente.

Posteriormente  el RD 486/1997,en su artículo 10 nos habla sobre material y locales de primeros auxilios, cuestión que desarrolla en su anexo VI.

Dependiendo del riesgo existente en la empresa, del tamaño de la misma y de las facilidades de acceso al centro de asistencia más próximo así como de la fecha de creación de los citados lugares de trabajo, se deberá procurar desde un botiquín portátil hasta una sala especial para curas.

Como consideraciones generales sobre los botiquines, estos deberán incluir material de primeros auxilios y nada más (ni compresas, ni tazas de café, etc..) nada que no sea lo estrictamente relacionado con un primer auxilio).

Botiquín de primeros auxilios

Botiquín de primeros auxilios

Además, el contenido ha de estar ordenado. Volvemos a exigir orden y limpieza en el puesto de trabajo (¡¡¿cuántas veces los técnicos de prevención habremos pronunciado estas palabras en nuestra vida laboral?!!). Así  podemos comprobar a simple vista lo que tenemos y lo que ya no tenemos y debemos reponer.

Se ha de renovar el material usado y verificar la fecha de caducidad. Deberíamos tener una persona en nuestro centro que compruebe que los botiquines están en “modo ok”, al igual que tenemos personas, que se preocupan de  que no nos falten electrodos para soldar, tejas para colocar, o folios y tinta para imprimir, dependiendo del sector en el que trabajemos.

 

A parte de eso, cada vez que uno de nosotros utilice lo que tenemos en el botiquín, deberíamos comunicarlo y observar que la fecha de caducidad no es anterior a nuestro uso (desechándolo antes de usarlo, evidentemente , en este caso).

El contenido ha de estar acorde con el nivel de formación del socorrista que tengamos en nuestra empresa. ¿Para qué quiero una cánula de guedel, si no sé cómo ponerla?,no tiene sentido.

A modo de RECOMENDACIÓN, el contenido mínimo de un botiquín de empresa constará de:

Instrumental básico:

Tijeras y pinzas (es evidente que tras su uso hay que desinfectarlas, y la mejor manera de hacerlo es en  agua hirviendo durante 20 minutos).

Material de curas:

  • Apósitos estériles adhesivos, en bolsas individuales.
  • Parches oculares.
  • Triángulos de vendaje provisional.
  • Celulosa, esparadrapo y vendas.

Material auxilios:

  • Guantes desechables.
  • Manta termoaislante.
  • Mascarilla de reanimación cardiopulmonar.

Otros:

  • Bolsas de hielo químico (aquellas que, tras darle un golpe, generan el hielo químico).
  • Agua o solución salina. Lo primero que debemos hacer ante una herida es lavarla bien con agua y jabón.
  • Toallitas limpiadoras sin alcohol, si no disponemos de agua.
  • Bolsas de plástico para material desechable.

Este contenido mínimo ha de ampliarse siempre que existan riesgos particulares. Además, deberíamos procurar botiquines portátiles, si es que en nuestra empresa hay necesidad de ellos.

Por otro lado, como se observa en el listado, no están incluidos medicamentos varios: no hay ni ibuprofeno, ni paracetamol, ni ácido acetilsalicílico, ni povidona yodada, ni ningún medicamento al uso.

Entonces, ¿pueden estar presentes en nuestro botiquines de empresa?. La respuesta es NO. No podemos tenerlos en nuestros botiquines. Se han dado casos en los que el uso de uno de estos medicamentos por parte de un trabajador que originalmente no tenía alergia a ese medicamento, ha provocado una emergencia mucho mayor por la reacción a ese producto. Si no somos farmacéuticos ni médicos, no podemos recomendar fármacos. Así de simple.

 

 

 

 

 

 

Comments are closed.